“El que no lucha por lo que quiere no merece lo que desea”
 
DocSur, Colectivo de Comunicación
 
  NOTICIAS-PRINCIPAL
  NUESTROS VIDEOS
  PROYECTOS Y AREAS DE TRABAJO
  LA UNIVERSIDAD
  QUIENES SOMOS
  VIAJES AL MOCASE
  Actividades 2008
  PAGINAS AMIGAS
VIAJES AL MOCASE

TODOS LOS INVIERNOS

PASANTIAS EN EL MOVIMIENTO CAMPESINO


En el 2007 fue la primera visita como DocSur al Movimiento Campesino de Santiago del Estero. 10 dias en la Central de Quimili y por los montes. Vero, una cumpa, nos armo un balance





“El viaje empezó un poco antes de armar las mochilas. Ya en las reuniones previas con el grupo coordinador del FANA se percibía algo de eso que tiñe los espacios cooperativos que algunos tenemos la suerte de transitar.
Expectativas plasmadas en papeles, caras de entusiasmo y curso rápido de chacarera en una especie de ensalada de estudiantes de diversas carreras con un objetivo en común: conocer la lucha desde adentro en Santiago.
 
Otro de los pasos previos fue poner en común algunos aspectos teóricos que podrían acompañar la observación y el registro de quienes no habían tenido oportunidad de realizar un trabajo de campo similar y la incertidumbre como marco general, incluso para definir el ¿qué vamos a hacer al MoCaSE? lo que sobre todo inquietaba a quienes conformamos DocSUR.
 
Veo ahora, un poco más desde lejos aquellos días previos como caracterizados por esa especie de vorágine imparable en la que suele convertirse la cotidianeidad de la mayoría de quienes elegimos la militancia (bien entendida) como forma de vida. Muchos llegando tarde o sobre la hora porque vienen de tal asamblea o van a tal actividad... Todos los cerebros carburando a full a una velocidad incalculable y con una pelota ardiendo que viene directo a tus manos y no sabes si animarte a atajarla, pero abrís las manos. Desde lo personal, hubo un antes y un después donde el viaje me marcó.
 
Y bueno, entre los arreglos para la mercadería, las mochilas de gran tamaño que todos parecían haber cargado ya con algún otro loco destino, nos encontramos con las caras que recordábamos de las reuniones previas y los compas (que luego serían cumpas) de DocSUR.
Tanto me impactó llegar al movimiento, a la central en Quimilí, que sinceramente ni recuerdo el viaje de ida en micro. Hubo mucho mate eso si, y los que nos uníamos en una especie de camaradería de fumadores en cada parada que hacía el micro.
Los paisajes fueron transformándose hasta convertirse en monte y el clima nos apartó tanto de la loca Buenos Aires que nos vimos obligados a olvidar que era invierno con ese sol que destacaba los contornos de unos árboles tan pelados y tan particulares con sus ramas intactas. Como si la naturaleza se hubiese olvidado de ponerle hojas nomás.
Bajar del micro implicó sellar en nuestras retinas la cara de un personaje que solo podremos relacionar en adelante con el MoCaSE. Filtro nos saludó con un apretón de manos bautizando a toda la humanidad con una simple diferencia: Somos todos de aquí en más para él, Milímetros y Milimetras. Así se refería a los contingentes con una sonrisa en el rostro que opacaría cualquier intento de demostración de alegría del resto de los que allí estábamos. Una cosa divina.
 
Pero demostraciones de alegría y afecto fue lo que, afortunadamente, menos faltó en el corazón del movimiento. Llegábamos un montón de invasores, más los que ya estaban invadiendo desde antes para coordinar, más los que venían a invadir desde Europa!!!! Una locura imaginaría cualquiera. Pero no. Una paz incalculable emanaba de aquel predio con construcciones humildes, pero imponentes.
 
Así creo haber vivido el movimiento. Algo formado desde la humildad y la sinceridad de cada uno, algo tan sencillo como una cotidianeidad fraterna y algo tan imponente a los ojos externos y tan peligroso como eso: personas que viven cotidianamente en una fraternidad atenta y paciente.
 
Un juego para romper el hielo nos hizo reír y transpirar a todos: Ordenarnos Alfabéticamente pero sin bajar de un cordón del ancho de un ladrillo y confiando en que los cuerpos de los compañeros sostendrán el objetivo sin que ninguno caiga hasta llegar a su posición (espontáneamente estábamos todos desordenados). Ahí va una “A”!!! gritábamos mientras Aldana se agarraba de todos los muchachos que podía para llegar al principio de la fila.
Otra cosa que facilitó la convivencia fue el establecimiento de reglas claras y la clara voluntad de todos en colaborar para que todo saliera bien para todos. Había que comer y mantener el predio limpio mientras permaneciéramos en la central. Afiches con horarios y fechas nos ayudaban a recordar los acuerdos a los que llegamos el primer día.
Y así, con otra dinámica de juego de por medio dejamos de ser un montón de grupitos de estudiantes o militantes de diversas carreras para convertirnos en “Cacuy”, “Salamanca”, “Vizcacha”, y repartir de esa manera los roles y quehaceres de la convivencia
 
Los días en la central de Quimilí fueron todos caracterizados por un HACER JUNTO A OTROS constante. Y un PENSAR JUNTO A OTROS llevando al límite las capacidades de reflexión con una naturalidad que haría temblar a cualquier docente de EGB de rabia. Era tan agradable compartir experiencias de esa manera, que no importaba estar cansados a la hora de cocinar o limpiar los baños.
 
Dinámica para conocerse, dinámica para saber desde que lado mira cada uno al MoCaSE, dinámica para decidir quien hace tal cosa, dinámica para repasar la historia del movimiento entre todos, dinámica para decidir quienes van a cada central, dinámica para la mística... ¿La Mística? ¿Y eso? Y eso aún trato de ponerlo en palabras y me cuesta...
 
Hubo varias místicas en la central de Quimilí y a medida que se fueron sucediendo, intentar de conceptualizarlas se volvía más inútil. Ahora se me ocurre decir que eran momentos donde uno de conecta con su interior y nacía entonces una especie de interioridad colectiva. Donde los sentidos y las sensaciones hacen de lo conceptual y tangible algo vano. Donde aquello que llamamos alma queda bastante al descubierto y se huele ese espíritu guerrero en cada uno de los que comparten el momento.
Un momento místico logrado por cosas tan tangibles y cotidianas como pueden ser el sonido, la música, un texto, o la simple disposición de los cuerpos de quienes comparten un espacio y un momento”

Mas info en www.nosvamospalmonte.es.tl





Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:

Conseguí nuestro material!!!  
   
Publicidad  
   
Hoy habia 1 visitantes (12 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
"El documental como una herramienta para el cambio social"